diumenge, 29 d’abril de 2018

GENTE EN MOVIMIENTO

Banlieu de Paris. Colección del Museu del Vent
Ver "el mundo entero como una tierra extraña" permite adoptar una mirada original. La mayoría de la gente tiene conciencia principalmente de una cultura, un escenario, un hogar; los exiliados son conscientes de al menos dos, y esta pluralidad de miradas da pie a cierta conciencia de que hay dimensiones simultáneas, una conciencia que es "contrapuntística" (...) Una vida en el exilio transcurre de acuerdo con un calendario diferente, y es menos estacional y está menos asentada que la vida en casa. El exilio es la vida sacada de su orden habitual. Es nómada, descentrada, contrapuntística; pero en cuanto uno se acostumbra a ella su fuerza desestabilizadora emerge de nuevo. 
Edward Said [2001], Reflexiones sobre el exilio.


“Todo lo solido se desvanece en el aire” (Marx-Engels. 1848). Desde el siglo XIX, el "movimiento" es una de las metáforas que tiene más presencia y fuerza en el mundo contemporáneo. Cosas e ideas moviéndose, desvaneciéndose, disipándose…  pero también gente. Seguramente el mundo del siglo XX y el XXI serán los que vean el mayor movimiento de personas de la historia de la humanidad. También los museos de todo el mundo han adquirido mayor consciencia de esta realidad: saben que las personas tienen raíces, pero también piernas. Y aunque la gente esté más o menos arraigada en el territorio donde vive, las comunidades humanas se han desplazado por el espacio con más o menos intensidad en el tiempo. Este proceso de “gente-en-movimiento” (como turistas, estudiantes, hombres de negocios, trabajadores inmigrantes, refugiados políticos o desplazados dentro de un mismo país) se ha acelerado desde finales del siglo pasado. Y nada hace dudar que será uno de los principales retos de nuestro mundo contemporáneo.

De forma progresiva, los museos se interesan en la “gente-en-movimiento”. Es decir, de todas aquellas personas que, de manera voluntaria, condicionada o forzada, han tenido que cambiar o están cambiando –eneste mismo instante- sus lugares de residencia. Ante esta realidad, aparecen nuevas preguntas que los museos deben tratar dar respuesta: Cómo crea la “gente-en-movimiento” su sentido de lugar? Cómo reconstruyen su sentido de familia y pertinencia? Cómo recuerdan los lugares que han dejado?, O incluso, ¿cómo y por qué lagente que comparte un mismo paisaje tiene diferentes vías, a veces opuestas incluso violentamente, para entender su significado? ...

Son preguntas sobre el mundo contemporáneo que nos rodea. Preguntas que se refieren a “muchos hombres, a todos los hombres del mundo en la medida que se unen entre ellos en sociedad y trabajan y luchan y mejoran” (A. Gramsci). Al fin y al cabo, preguntas que, en el contexto de Colombia, nos hablan de historias que se esfuerzan por reconstruir y hacer visible la memoria de la gente de un país que se consume desde hace décadas. 

Memorias posiblemente rotas, descentradas, etc. pero también contrapuntísticas y constructivas de lo que es un país. Es precisamente por ello, para avanzar en un nuevo diálogo entre pasado y presente, entre espacio y tiempo, es por lo que los museos no pueden dejar de dedicar todo su esfuerzo a “la gente-en-movimiento, para quien los lugares siempre están en construcción”.

dissabte, 28 d’abril de 2018

REACTIVAR EL MUSEO...

REACTIVAR EL MUSEO DE CIENCIAS FORENSES

Gracias a la labor concertada entre el Sistema de Patrimonio y Museos (SPM) y la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales, el pasado 18 de mayo, Día Internacional de los Museos, la Universidad Nacional de Colombia puso de nuevo en funcionamiento el Museo de Ciencias Forenses "Jose María Garavito Baraya" (1).

El  Museo de Ciencias Forenses es una colección museográfica que históricamente estuvo vinculada a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Colombia y que, pensada como una instancia al servicio de la sociedad y su desarrollo, trata de difundir el legado del Profesor José María Garavito Baraya y el patrimonio científico relacionado con las Ciencias Forenses en Colombia.

En coherencia con varias líneas de trabajo (a nivel de extensión, atención a públicos, documentación, comunicación, museografía y conservación) establecidas en un plan de acción museológico, el Sistema de Patrimonio y Museos aspira a que, en el mediano plazo,  el Museo de Ciencias Forenses se fortalezca, se dinamice y se visibilice en el interior de la comunidad universitaria y en el conjunto de la sociedad como un espacio de apoyo a la labor académica de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales. 

En este sentido, es muy posible que, a partir de este modelo de gestión museológica concertada que impulsa el SPM, el Museo de Ciencias Forenses pueda convertirse,  mediante la realización de diversos programas públicos (exposiciones, seminarios, etc.), en un escenario museal y una herramienta de articulación entre la labor académica, la investigación, la extensión y la difusión de un patrimonio científico que, en última instancia, permita generar e instituir nuevas alianzas de comunicación y trabajo permanente entre la Universidad y otros actores académicos e institucionales.

(1) La colección –compuesta por 800 piezas– se encuentra ubicada en el Claustro de San Agustín. El Museo está dedicado al legado de José María Garavito Baraya, bacteriólogo y laboralista clínico, uno de los profesores más ilustres de la Universidad Nacional, cuya trayectoria se centró en profesionalizar el campo de la investigación criminalística y forense.

[Publicado originalmente como "La reactivación del Museo de Ciencias Forenses" en el # 19 de la Programación del SPM, 2012]

EXPOSICIONES CON VOLUNTAD...


EXPOSICIONES CON VOLUNTAD DIDÁCTICA

Observatorio Astronómico Nacional, Bogotá
Las exposiciones de temática científica, a pesar de empezar a ser relativamente habituales en el panorama cultural colombiano, todavía presentan algunas carencias de aprovechamiento. En general, sus enfoques acostumbran a ser demasiado especializados y, por ello mismo, poco comprensibles para la gente común. A partir de este punto de partida las exposiciones del Sistema de Patrimonio y Museos (SPM) han sido concebidas con una clara voluntad de superar estos defectos.

Por este motivo se tiene presente en todo momento que, dentro del objetivo de contextualizar conocimientos especializados (científicos, históricos, etc.) generados dentro de la Academia, se debe desarrollar un discurso válido y sensible para el público en general.

De este modo, asumiendo planteamientos didácticos desarrollados en otros proyectos museográficos (1), exposiciones como “La Expedición Botánica”, “Gaitán 60 años”, “Cavernas Ecosistemas del Mundo Subterráneo”, “El Observatorio Astronómico Nacional”, etc. se estructuran conceptualmente para permitir que el visitante pueda encadenar sensaciones y razonamientos a partir de los distintos dispositivos expositivos como artefactos, textos, ejes cronológicos, imágenes, documentales, etc.

En el montaje, los dispositivos museográficos acostumbran a ser seleccionados y exhibidos con la intensión de que cualquier persona, a partir de un “proceso de descubrimiento”, según su edad o nivel intelectual, pueda platear, y posiblemente encontrar, una explicación satisfactoria a la pregunta de por qué la labor de los científicos que nos antecedieron en el pasado sigue siendo relevante en nuestra sociedad del presente.  Con ello, el SPM trata de mostrar las continuidades existentes en la cadena de lo constituye la cultura científica colombiana, desde Mutis a Fals Borda.

En este sentido, tanto la exposición como los documentales y los materiales multimedia que custodian o realizan otras dependencias de la Universidad Nacional, como Unimedios o la misma División de Archivo y Correspondencia, intenta, establecer conexiones tanto entre el pasado y el presente, como también entre el entorno local y marcos geográficos más amplios, para que los visitantes de las exposiciones del SPM puedan conectar su propia experiencia con los hechos, lugares y procesos que vinculan la historia de Colombia con el mundo.

(1) M. Solé i Sanabria, "Terrassa, 100 anys teixint ciutat: un projecte amb finalitats didáctiques", L'Avenc,1993, p. 54: Barcelona

[Publicado originalmente con el nombre "El SPM, un sistema museal con una clara voluntad didáctica" en el # 8 de la Programación del Sistema de Patrimonio y Museos, 2009] 

diumenge, 22 d’abril de 2018

TRANSPARENCIA Y RESPONSABILIDAD

Album Fotográfico UN
Desde su reactivación en marzo 2010 como proyecto de inversión de la Sede Bogotá, el Sistema de Patrimonio y Museos (SPM) ha tratado de iniciar e implementar, de forma concertada, la ejecución de sus distintos programas museológicos.

Pero más allá de estas realizaciones concretas (piezas de comunicación, exposiciones, actividades, itinerancia de muestras, etc.), una de las prioridades básicas del SPM ha sido desarrollar una plataforma accesible para ordenar, clasificar y poner a disposición pública toda la información generada por el Sistema de Patrimonio y Museos. Esta plataforma es el sitio Web del SPM: museos.unal.edu.co (1)

Durante los próximos treinta y tres (33) meses de vigencia del Plan de Acción 2010-2012 de la Sede Bogotá, la gestión que implementará el Sistema de Patrimonio y Museos a través de sus distintas áreas de trabajo (extensión, museografía, comunicación, públicos, etc.) podrá ser monitoreada por cualquier persona a través del sitio Web del SPM. Como repositorio digital, el sitio Web del SPM incluirá desde reseñas de exposiciones; descripciones de piezas o colecciones museográficas; informes de conservación preventiva; estadísticas del flujo de visitantes en los museos de la UN, etc.

Editar, ordenar y compartir la mayor cantidad de datos posibles acerca el patrimonio cultural y los museos UN en el sitio Web del SPM tiene diversos propósitos: en primer lugar, al ubicar en un sólo sitio la enorme información generada por unidades académicas y administrativas de la UN que en principio se encuentra dispersa o “perdida”, el SPM trata de brindar mayor unidad, sentido y utilidad al patrimonio cultural de la Universidad Nacional de Colombia.

Por otro lado, acorde con una visión de la gestión como algo público y transparente, la conformación de este repositorio digital de información puede facilitar la implementación de mecanismos de seguimiento, así como nuevas y diversas formas de participación de la gente en la administración de su patrimonio cultural. Al poner el SPM estos datos al alcance de todo el mundo, es posible que nuevos ojos procesen, analicen y propongan otros enfoques para aliviar los problemas y retos que tienen que afrontar los académicos y profesionales que operan en los museos universitarios.

La gestión de la información es posiblemente una nueva función en los museos que se encuentra en evolución y que demanda de un nuevo perfil profesional. Pero sin duda, en un clima de transparencia, responsabilidad ("accountability") y competencia por unos recursos públicos siempre limitados, la comunicación de la gestión del patrimonio cultural es también una vía que permite presentar no sólo indicadores de impacto, sino argumentos convincentes sobre el papel específico que desempeñan, tanto para la comunidad universitaria como para la sociedad en su conjunto, los museos UN y el mismo SPM. 

(1) Sitio Web actualmente desactivado. 

[Nota publicada como editorial "Transparencia y responsabilidad en la gestión de la información" de la Programación SPM #10 de 2010]

divendres, 20 d’abril de 2018

ANTROPÒFAGS...

ANTROPÒFAGS EN EL TEATRE DE LA MEMÒRIA


Riu Ebre

Profana la tomba d'un home blanc i et posaran a la presó. Profana la tomba d'un natiu americà i et posaran un "excel-lent cum laude".

Walter R. Echo-Hawk, advocat de la Fundació pels Drets dels Natius Americans.





A través del seguiment dels mitjans de comunicació, fa la impressió que a Catalunya hi ha una malaurada tradició en relació amb el tratament que donen alguns professionals del patrimoni cultural envers les restes de persones que van tenir carn i ossos en algun moment.

Les notícies de prospeccions arqueològiques en les últimes setmanes a les Terres de l'Ebre a la recerca de restes humanes de la guerra d'Espanya (1936-39) i, sobretot, la negativa d'un ajuntament de la demarcació de Tarragona a permetre una excavació en un fossar del seu terme municipal -on hi havia enterrats combatents republicans- han acabat destapant un petit debat sobre la gestió de la memòria social. Encara que de manera involuntària, totes aquestes iniciatives tenen el mèrit d'haver posat de nou sobre la taula la legimitat dels procedimients a partir dels quals alguns investigadors de l'àmbit de les ciències socials generen coneixement i, indirectament, les diferents aproximacions en què les comunitats humanes es relacionen amb els seus morts.

Perquè, si bè les esperiències al voltant del mòn dels morts són molt diverses i complexes en l'espai i en el temps, en general domina una actitud de respecte cap a la gent que ja no té vida. En la majoria de cultures, els morts són tratats amb respecte i els cossos són enterrats, cremats o dipositats en algun lloc amb respecte i seguint algun ritual. D'aquesta manera, per moltes cultures els llocs on hi ha enterrats els seus avantpassats acaben convertint-se en espais sagrats duran moltes generacions.

No obstant, aquesta no és tampoc una actitud universal. Ho exemplifica el fet que, a diferència dels professionals dels museus -que sí que disposen d'un codi de deontologia que els orienta en la conservació, exhibició i restitució de restes humanes i altres objectes de caràcter sagrat-, no totes les disciplines de ciències socials s'han proveït de protocols d'intervenció a l'hora d'abordar el món dels morts.

Durant molts anys, els pagesos i la gent de las Terres de l'Ebre havien sabut respectar, entre garrofers i marges, les restes dels homes que van deixar la pell en una guerra que ja se'ns apareix com a llunyana.  Aquests dies, independentment de l'oportunitat -segurament una exposició de guerra i pau en una gran centre cultural de Barcelona per a l'any que ve- i de les motivacions concretes que impulsaven els seus actors (1) podem assegurar que la frustrada intervenció arqueològica plantejava interrogants massa inquietants: és el mateix -com pretenien els seus promotors- excavar una trinxera, una fortificació... que un fossar on sabem que només hi trobarem persones? En una excavació en un cementeri, a quina hipòtesi de recerca històrica es vol donar resposta exactament? (2).

En resum, quan es tracta amb restes humanes, sembla oportú demanar-se sempre quina és la legitimitat de les pràctiques arqueològiques que es realitzen al marge del consentiment de familiars i de l'opinió i acord de la comunitat on estan. Perquè, si tot és vàlid a l'hora de fer ciència, fins a quin punt i fins quan els morts -els nostres i els dels altres- tenen drets?

En qualsevol cas, tant en el cas del fossar dels combatents republicans del poblet de Tarragona com en el cementiri a cel obert dels espais històries de la batalla de l'Ebre ens trobem, una altra vegada, davant el gran forat produit per la inexistència d'una política  oficial de reconeixement i dignificació de la memòria de l'antifranquisme que explica en part les circumstancies de la desafortunada iniciativa i el desenvolupament de la polèmica posterior.

Davant aquest fets, tot fa pensar que l'ossera i l'oficina de desapareguts que impulsa l'estrenat Consorci Memorial Batalla de l'Ebre (3) no son més que conats per donar alguna sortida a la demanda social de coneixement i restitució del passat. Per desgràcia, sembla que no són els instruments més adequats en el segle XXI per salvar, no ja els cossos sinó la memòria democràtica de l'Ebre que ja vola directament cap a l'oblit.

1. Aquesta intervenció estava impulsada de manera conjunta per un grup d'arqueòlogs de la URV, un artista multimèdia i professors de didàctica de les CCSS de la Universitat de Barcelona.

2. Costa donar crèdit a les paraules dels promotors, en el sentit que l'objectiu cientific que pretenien esbrinar era conèixer la identitat dels desapareguts i l'estat de salut dels cadàvers. segons Francesc Xavier Hernández, "a través de les restes humanes es pot saber l'estat de salut dels combatents de l'Ebre".


[article publicat origináriament al Diari de Tarragona, 18 de juny de 2003]

dilluns, 16 d’abril de 2018

EL COMPONENTE HUMANO...

Módulo de la exposición 'Colombia en tiempos de la Gran Guerra', 2014
...la "cara oculta" de los museos

En el año 2007, la Sede Bogotá aprobó y puso en funcionamiento el Sistema de Patrimonio y Museos (SPM) de la Universidad Nacional de Colombia (1). 
Se trataba de un proyecto de inversión que, a través de distintas actuaciones y programas públicos, buscó aunar esfuerzos, intercambiar experiencias y optimizar recursos para “dar a conocer el patrimonio cultural de la Universidad para convertirse, más allá de las aulas y laboratorios del campus, en un punto de encuentro entre docentes, estudiantes, instituciones académicas y culturales, actores sociales y ciudadanos” (2).

Algo menos conocido, detrás de las exposiciones, conferencias, publicaciones, etc. se encuentra el auténtico “motor” del SPM. Un motor constituido básicamente por: un esquema de organización; un administrador de contenidos Web (CMS); y un personal técnico y administrativo. Estos componentes de organización y operación de los museos acostumbran a ser la “cara oculta”, una faceta a menudo ignorada y desconocida, para el público en general (3).

El Sistema de Patrimonio y Museos, con el propósito de aplicar una política de gestión del patrimonio cultural funcionalmente más eficiente, territorialmente más equilibrada y museológicamente más dinámica, está organizado en siete áreas de trabajo: Extensión / Museografía / Públicos / Comunicación / Conservación / Desarrollo Institucional / Documentación. Es precisamente a través de estas áreas de trabajo que el SPM activa, organiza, documenta, ejecuta y proyecta -social, académica y territorialmente-, los diversos programas públicos que se nutren del rico y complejo patrimonio cultural de la Universidad Nacional de Colombia.

No obstante, para transformar un status quo de gestión y quehacer museal de la UN -que históricamente se desarrolló en los laboratorios y museos del campus de una forma relativamente empírica, difusa, aislada y fragmentada-, un modelo de organización no es suficiente. Precisamente para afrontar los retos y problemas de gestión que enfrentan los museos, el SPM asume que el principal camino para convertir al patrimonio cultural en un instrumento abierto y de futuro pasa básicamente por dar prioridad absoluta al capital humano (4).

Es por ello que, desde su activación en el 2007, el modelo de gestión del SPM se ha nutrido de profesionales y estudiantes de la UN procedentes de todos los campos del conocimiento con competencias y habilidades múltiples. Personas con una potente sensibilidad y compromiso, capacidad de trabajo en equipo y referentes académicos que entienden, afrontan, diseñan, planifican, gestionan y articulan todos los componentes y todas las acciones, actividades y procesos que, en el corto, medio y largo plazo, desempeñan los museos como instituciones sociales y territoriales extremadamente complejas.

(1) El Sistema de Patrimonio Cultural y Museos (SPM) fue impulsado en la primera administración del Rector Moisés Wasserman por el Vicerrector de Sede Bogotá Fernando Montenegro (2006-2009) y fue aprobado, como proyecto de inversión denominado “Creación y puesta en funcionamiento de un Sistema de Patrimonio y Museos de la Sede. 2007-2009”, el 28 de agosto de 2007 por el Consejo de la Sede Bogotá. La segunda versión del SPM, liderada por el Vicerrector de Sede Bogotá Julio Colmenares y denominada "Articulación académica, social y territorial del Sistema de Patrimonio y Museos SPM de la Sede Bogotá”, fue aprobada por el Consejo de Sede el 11 de diciembre de 2009 como uno de los proyectos de inversión del Plan de Acción 2010 - 2012 de la Sede Bogotá.
(2) CASTELL, Edmon (2010). El SPM. Portafolio de servicios 1.0. Sistema de Patrimonio y Museos. Núm 1. p.5
(3) PRATS, Carme (2001) "Los museos de ciencias de Barcelona: un activo a potenciar", en B.MM., núm. 44. Barcelona
(4) PRATS, Llorenç (2007) “Concepto y gestión del patrimonio local”, en Els museus d'etnologia a debat, Quaderns-e del Institut Català d’Antropologia (ICA), Barcelona. 

INDICADORES DE GESTIÓN

Visitantes del Claustro de S. Agustín, 2012
Una herramienta para la acción

A nivel de gestión, brindar un servicio público de calidad y gestionar los recursos de la forma más juiciosa posible son posiblemente dos de los principales objetivos que trata de implementar cualquier museo o colección museográfica que esté abierta al público. Evaluar precisamente la gestión y actividad constituye una de las herramientas imprescindibles para conocer y reflexionar sobre el potencial los museos y, de esta forma, poder adoptar estrategias para mejorar su funcionamiento global y desarrollo (1). 

No obstante, como suelen coincidir la mayoría de operadores de los museos y museólogos, el único indicador que usualmente ha sido objeto de atención, estudio y  reflexión ha sido el de "número de visitantes". Usualmente, sin pasar a considerar otros criterios cuantitativos o cualitativos que valoran la actividad -y la calidad- de la oferta y servicio de un museo, era en base casi exclusivamente a las cifras que medían el flujo de visitantes que se acostumbraba a valorar la gestión -su éxito o su fracaso- de una institución museal. 

En estos momentos, el equipo del SPM trata de precisamente de construir sus indicadores de gestión en sus áreas de trabajo (museografía, conservación, extensión, etc.), como también en los diferentes componentes territoriales (Claustro de S. Agustín, Casa Museo Gaitán, OAN, etc.) en los que opera. Además de número de "visitantes por año", el SPM incorpora indicadores como "exposiciones temporales realizadas", "muestras itinerantes implementadas", "publicaciones editadas", "actividades educativas", "presencia en medios de comunicación", "fuentes de financiación", etc.

Son más de veinte indicadores cuantitativos de gestión del SPM que tienen pleno sentido e interés en términos de conocimiento. Por primera vez, al definir, ordenar y presentar una secuencia -desde su creación en el año 2007 como proyecto de inversión- de diferentes indicadores de actividad , el Sistema de Patrimonio y Museos podrá empezar a compararse a si mismo tanto en el tiempo como con otras instituciones museales similares, tanto de dentro como fuera del país, de una forma objetiva. 

En este sentido, este análisis anual de los indicadores de gestión permitirá establecer una visión global y precisa del funcionamiento del Sistema de Patrimonio y Museos. De esta forma, al comparar resultados en el tiempo, es posible detectar y evaluar más fácilmente la actividad y las tendencias de evolución del mismo SPM. Sin duda, estos indicadores y series temporales -así como las interpretaciones resultantes- contribuirán, no sólo a evaluar la gestión, sino a diseñar y rediseñar los diferentes programas de acción y actuación que ha tratado de impulsar la Sede Bogotá para, superando sus limitaciones, ordenar, dar a conocer y proyectar el patrimonio cultural de la Universidad Nacional de Colombia. 

(1) Costa, L. 2004. "Indicadors d'avaluació de la xarxa". Plecs d'História Local. Barcelona: L'Avenç

[TEXTO PUBLICADO ORIGINALMENTE EN EL NÚM. 16 DE LA PROGRAMACIÓN DEL SPM, 2011]